Presentación      
Fondo editorial    
   Autores
   Títulos
   Colecciones
   Temas
   Palabras clave
Libros digitales    
Novedades  
Distribuidores     
Librerías           
Información         
Suscripción       
Compra              
Convocatorias       
Enlaces       
Envío de manuscritos
ISBN 10:
978 84 7290 345 6
ISBN 13:
978 84 7290 345 6
14 x 22
Rústica
240 págs.
Edición: 2007
P.V.P.: 20.00 €
     
  COMPRAR
     
ISBN 10:
345-6p
P.V.P.: 5.00 €
     
  COMPRAR VERSIÓN PDF
     
  
ARMARIOS DE CUERO
 

Relatos de vida
Autores: Olga Viñuales y Fernando Sáez


En Armarios de Cuero, doce personas narran las respectivas trayectorias vitales que les han llevado a vincularse, de una forma u otra, al mundo BDSM. A lo largo de sus páginas el lector asistirá a los diferentes procesos personales, a veces convergentes, a menudo diversos, mediante los cuales sus protagonistas han explorado unas formas de erotismo que divergen radicalmente de los patrones de sexualidad al uso. También identificará los diferentes discursos con los que éstos han reaccionado frente al estigma que la sociedad ha hecho recaer sobre dicho erotismo. Al margen de la pluralidad del universo BDSM que refleja su contenido, el título del libro pretende recalcar un elemento que subyace en la mayoría de las narrativas y que contrasta de forma llamativa con el posicionamiento público de otras sexualidades disidentes: como señala Maîtresse, en el BDSM «el armario forma parte del atrezzo».

«Aún llevo tus marcas, que hago mías por llevarlas en mi piel. Pero yo no soy más que la simple portadora, la mera carcasa que las lleva. Las marcas son tuyas y, cuando las miro, si bien me retrotraen al momento placentero de recibirlas, siempre acaban llevándome a ti, a tu placer, a tu imagen gozando. Miro mis pechos marcados, mis pequeñas heridas, las distintas tonalidades y colores con los que has grabado mi cuerpo. Me entristece verlas desaparecer. Tristeza que palio pensando que cuanto antes se borren antes podré pedirte que me regales otras. Yo, la que en un principio se negaba a ir marcada, casi ya no sé estar sin tu firma. Gracias.»
Carmen