Presentación      
Fondo editorial    
   Autores
   Títulos
   Colecciones
   Temas
   Palabras clave
Libros digitales    
Novedades  
Distribuidores     
Librerías           
Información         
Suscripción       
Compra              
Convocatorias       
Enlaces       
Envío de manuscritos
ISBN 10:
978 84 7290 716 4
ISBN 13:
978 84 7290 716 4
15 x 23
Rústica
60 págs.
Edición: 2015
[Otras Letras 6]
P.V.P.: 13.00 €
     
  COMPRAR
     
  
POR UN CHATO DE VINO
 

Historias de travestismo y masculinidad femenina
Autores: Lucas R. Platero MéndezEva Garrido


¿Y si un día que sales a tomarte un chato de vino te lleva la Guardia Civil al cuartelillo? M.E. se busca la vida por las calles de Barcelona a finales de los años sesenta, a veces dona sangre, otras consigue algún dinero de la caridad o de sus amigas. Hasta que un mal día se topa con unos guardias civiles, que descubren sus curvas bajo la ropa de hombre. El cuartelillo, la cárcel o el hospital son los espacios de disciplinamiento a los que ha de someterse. Sólo sabemos lo que los médicos, guardias y jueces dictaminan a través de interrogatorios, plasmados en un puñado de hojas olvidadas en un archivo. Lo más espeluznante es lo que no se dice, pero que se imagina fácilmente. La masculinidad de M.E. les resulta imposible, señalando su deseo por las mujeres como patológico y criminal, al tiempo que irrefrenable y por tanto, merecedor de castigo y reclusión. M.E. transgrede, casi involuntariamente, las normas morales de un franquismo que si bien se va apagando, sigue reprimiendo duramente a quienes se atreven a romper públicamente con sus dictados. Una represión que se enciende ante el «escándalo público» y que se ceba especialmente con aquellas personas cuya sexualidad y expresión de género desborda los límites de la «decencia», los roles de género binarios y la heterosexualidad obligatoria. Esta historia resuena aún hoy, en un tiempo que se dice lleno de derechos sexuales, pero en el que se sigue señalando estas rupturas con las expresiones de género más normativas como evidencias de patologías, cuyo diagnóstico se impone para acceder a un puñado de derechos incompletos.

Raquel (Lucas) Platero desde los años noventa forma parte del movimiento feminista y queer, al mismo tiempo que ha desarrollado una intensa labor investigadora sobre la sexualidad no normativa. Es doctor en Sociología y Ciencias Políticas por la UNED y docente en intervención sociocomunitaria. Entre sus publicaciones más recientes, destacan Intersecciones. Cuerpos y sexualidades en la encrucijada (Bellaterra, 2012) y Trans*exualidades. Acompañamiento, factores de salud y recursos educativos (Bellaterra, 2014).
Fruto de su interés activista y académico por el presente de los derechos sexuales en el Estado español, se hace consciente de la importancia de estudiar la sexualidad durante el período franquista, lo cual le lleva a sumergirse en las experiencias de María Elena, a quien se le aplicaron medidas represivas por su sexualidad y su expresión de género. Aunque nunca se han conocido personalmente, tienen vivencias que podrían entenderse como entrelazadas, mostrando las huellas y el impacto de los cambios en las políticas sexuales vividas en el Estado español en los últimos cincuenta años.

Eva Garrido es artista en travesía feminista. Trabaja en Madrid, donde desarrolla proyectos artísticos, educativos y de investigación dentro del colectivo formado junto a Yera Moreno Colektivof Define su relación con el dibujo como conflictiva, en una tensa conversación entre el papel y su propio cuerpo. Las imágenes de Un chato de vino son el resultado de la lucha entre lo inscrito y lo borrado, aquello que se nombra y el silencio.